28 de diciembre de 2012

Hoy viernes: Los mejores (28/12/2012)



El Rey, como bombardeado en su propio despacho, caído desde el caballo de su cadera, de pie por razones médicas o por mostrar en cabestrillo la propia monarquía, habló de “alta política” en el país de los mediocres, los miserables, los ambiciosos y los corruptos. Para eso ha quedado, para hacer discursos de miss con los gusanos saliendo de sus cuadros, del bodegón que es la institución. Que venga el Rey a hablar de alta política aquí, que se lo diga a Mario Jiménez, a Susana Díaz, a Griñán y hasta a Zoido, que aún saca el bonobús cuando tiene que hacer de líder del PP andaluz. Mucho pedir, me parece. Cada vez que vemos a candidatos de los partidos postulándose, retándose o empujándose, siempre sale alguien diciendo que en realidad los nombres no importan, sólo las ideas, el proyecto, el equipo, las sinergias y otros telares comunales de moñas. En realidad, creo que nuestros partidos piramidales matan igual a las personas valiosas y a las ideas de altura, ya que sólo se sube callando, tragando y obedeciendo, y sólo se permanece sabiendo repartir, contentar y estarse quieto. Familias y facciones que mantener entre la lealtad, la traición y el prorrateo. A ver qué política de altura vamos a sacar de ahí.

Un Rey escorado, un Rey encallado, un Rey de madera nos canta villancicos, nos habla como un abuelo con galletas, y yo no sé si tirar hacia el cinismo o la conmiseración. Política de altura, sí… Y la paz en el mundo. Ahora Griñán vuelve a azuzar a Rubalcaba, apremiándole a que diga pronto si se tira por la borda o sigue pilotando el buque fantasma, aunque las dos opciones suenan a estar igual de muerto. Y Zoido resulta tan increíble que aún nos planteamos si es más líder el espectro que le cedió las llaves. Las personas son importantes en los partidos porque con las mejores personas tendremos sin duda los mejores gobiernos. Pero estamos lejos de ver a los mejores dirigiendo nuestra política. Los que están son herederos de otros (como Rajoy, Griñán y Zoido), sustitutos de urgencia, desechos de tienta, hijos pródigos o esbirros elegidos para adular al pueblo en el idioma de tontos que nos han asignado. Y para qué hablar de los segundones… El ciudadano no puede elegir a los mejores porque los partidos sacan otra cosa: un tirillas, un posturitas, un demagogo, un bedel, un señor del Greco, un encerador de palacios, un payasete de las palabras, lo que les sale a ellos en sus subastas internas. Seguirán las peleas de nombres porque las ideas se hacen luego con las encuestas. Pero los nombres vendrán todos de la misma pecera de fango.

El Rey en su portalito de Belén, en el goya en que vive, tieso como ese fraile barométrico que daba antes el tiempo en las casas, nos habla con lengua de turrón y pide pomposamente la política que no hay. Cuánto cambiaría todo si, simplemente, tuviéramos la oportunidad de poder elegir a los mejores.

Somos Zapping: Desciendan los migajoncitos (24/12/2012)



Espíritu pentecostal. La esperanza de los pobrecitos, la recompensa de los sufrientes, la psicología del menesteroso. No tenemos otra cosa aparte de que vengan un decimito, un golpe de suerte, un angelito dadivoso, un hada madrina (eso son Toñi Moreno o la misma Junta). Además, es algo que debe ocurrir porque es justo. La miseria provocará la compensación. Algo así como en las bienaventuranzas cristianas. Seguro que Nietzsche hablaría de “moral de esclavos” si viera Canal Sur o escuchara a los socialistas de aquí. Esperamos y confiamos siendo cada vez más pobres, pues cuanto más pobres, más cerca del Reino de los Cielos. Y más nos mereceremos la gracia y la fortuna, si llega; y si no, mientras, la caricia, el aplauso, la admiración, el consuelo, el honor del martirologio. Comparen eso con ser prósperos. Eso sería malvado, insolidario, ruin. Igual que ser cultos nos haría elitistas, fatuos, odiosos. ¿Y quién quiere ser así, una especie de rico avariento de Los campanilleros? Canal Sur ha tratado toda la semana la Lotería de Navidad como una auténtica parusía. Y no es algo anecdótico. Es profundo, grave y nos señala el negro poso sociopolítico de Andalucía. Sí, toda la semana se ha llevado Modesto Barragán asegurando que el Gordo iba a caer en Andalucía. ¿Por qué? Pues por todo lo que hemos dicho. El andaluz se siente bienaventurado y espera la gracia sufriendo, mientras la Junta y Canal Sur le predican su dicha, pues podrá acceder (cualquier día, no hay que perder la esperanza) a una salvación apoteósica. Por eso rotulaban: “El Gordo cae en Barbate, uno de los pueblos afectados por la crisis pesquera”. ¿Ven que la miseria tiene su recompensa? ¿Ven que la fe, la confianza, la paciencia resignada, no son en balde? ¿Ven cómo se consigue mantener sufriendo y callando, década tras década, a una tierra pobre y hambrienta, y que encima lo agradezca? ¿Ven lo útil que resulta para algunos esta moral de esclavos? ¿Ven la abominable maldad, la repugnante obscenidad de todo esto? Sí, la de los angelitos, consoladores, hadas madrinas y dormidores de Andalucía. “Somos un pueblo de espíritu pentecostal”, me escribió un lector, Víctor Novel. Gran hallazgo. Desciendan sobre nuestra coronilla el Espíritu Santo, el dinero, la suerte, la dádiva o el migajoncito, mientras esperamos con las manos abiertas y la boca seca de tan cerrada y golpeada.


Pesca a pellizcos. Ya me he cansado de Pido la palabra. Ya sólo quiero pensar en Jesús Vigorra hablando de libros como con cera en los dedos, porque no lo reconozco en ese programa, en esa especie de piscina preparada para la pesca a pellizcos de ministros de Rajoy, banqueros de chisterilla y agravios y palos del Gobierno a Andalucía y a los pobrecitos. Traen consejeros de la Junta para que se defiendan, para contar que son el parapeto que impide que Rajoy nos coma como una bruja; o le dan un púlpito a ese Juan Torres cuya visión de la economía es como la de Papá Noel. Por cierto, nos rotulan que Ipsos Consulting asesora en la selección del público (sí, esa empresa a la que el PSOE suele encargar unas encuestas siempre muy interesantes). No seamos ingenuos: el formato era demasiado peligroso y sólo podía mantenerse como instrumento controlado y ventajista. Lo siento por Vigorra, al que admiro y respeto por otras cosas. En este programa, prefiero imaginar que es Rafael Cremades.

Perdidos en el espacio. La MIR era una estación espacial rusa. Así que cómo va a salir eso en las noticias de Canal Sur. Que también signifique “médico interno residente” y que éstos anden a la greña ahora con la Junta es una pena, porque esa casualidad hace que su protesta se pierda en el espacio. Las mareas blancas de Madrid son otra cosa, suenan de aquí como un cocido. Pero lo de los MIR… Eso es que los rusos se van en cafeteras al espacio.

Flaman. Canal Sur continúa su compromiso con el servicio público. Ya se rueda Flaman, una serie chorra sobre un superhéroe cani, agárrense. Apuesto a que su punto débil no será la kryptonita, sino el buen gusto.

#TuitMix: Temas que sólo puede tratar Woody Allen (23/12/2012)



Pelotera cateta. No sé si hablar de @zoidoalcalde, no se vaya a liar otra pelotera cateta en TW como la de esta semana. Hay temas que sólo puede tratar alguien de Sevilla, como hay temas que sólo puede tratar Woody Allen. El caso es que a ‏@teoleongross se le ocurrió escribir en Diario Sur un artículo sobre Zoido (‘Soido con ese de Sevilla’), y sin pedir la cédula correspondiente a la sevillanía. El artículo, a mi entender, sólo decía lo que piensan muchos: el perfil acusadamente local de Zoido no le hace bien al PP andaluz. Pero pronto produjo sarpullido. “Vergüenza ajena por este artículo paleto”, tuiteó enseguida @carloscrivell. “Ejemplo extremo de localismo paleto”, lo llamó también @aybarrapacheco. @pacorobles63 hasta anunció una columna, que por cierto terminaba hablando de “ser antisevillano” (no sé si es como ser anticatalán, pero con razón). “Lo de paleto se refiere a pensamientos localistas para enfrentar ciudades”, matizaba @carloscrivell. Y digo yo: a ver si lo paleto va a ser creer que se están enfrentando ciudades como galeones, cuando sólo se está hablando de políticos y su política. Alguna vez he escrito que Zoido me parece un autobusero. Y un guardia municipal. O un lotero. ¿Por ser de Sevilla? No. Podría ser de La Redondela igual. Creo que hace política de farola y el PP regional parece resultarle ancho y tedioso, cansarle y agobiarle. Alguien dijo una vez que el cateto de verdad es el que no puede evitar llevarse su pueblo con él a todos sitios. También a las discusiones, supongo.

Felicitarse. @EquipoGrinan va como esparciendo rosas por delante del tuit y del Presidente. Quedan así tuits un poco olímpicos, soviéticos o neronianos. O, como su avatar es una foto de San Telmo que parece Westminster, también algo Windsor. Pero a veces alguno le queda muy de barrio: “El premio #AndaluciaJoven2012 en la modalidad de Artes es para @manuelcarrasco_”. Sí, ese triunfito de melena descordada como su guitarra, carne de Canal Fiesta Radio, al que la palabra arte le queda grande como un vaquero de ésos cagados. Pero así se reparten aquí los premios y las felicitaciones. @PepeGrinan es que es mucho de felicitar, o más bien felicitarse: “El Parlamento andaluz ha aprobado el Presupuesto 2013. La consejera Martinez Aguayo ha hecho un excelente trabajo ratificado x la Camara”. ‏@Rbanpa le advertía con mucha guasa: “Estimado presidente 2 veces elegido por los andaluces, como siga gestionando tan bien la 3 no se escapa!”.

Delicias y vergüenzas. Tuit deliciosamente irónico de la semana: “@manuelpastrana_: La derecha pretende convertir en negocio incluso la formación de los trabajadores”. Tuit increíble: “@Zifra: Vergüenza para @unisevilla sobre todo para Farmacia: tesis en homeopatía en un programa oficial”. Sepan que la homeopatía es un fraude. Y en cuanto a la formación de los trabajadores, ejem…

Hoy viernes: Feliz solsticio (21/12/2012)



Feliz solsticio de invierno, porque el tiovivo de los planetas y el sol, del que dependen los ciclos del agua, del cereal y del hombre, es bastante más viejo que la carpintería de José y las cruces de palo. Pero, si lo prefieren, feliz Navidad. Navidad de los harapos, con las castañeras sosteniendo el Cuerno de la Abundancia ya seco y hasta con el cielo que parece su radiografía hecha con frío, como todas. Mirando a los Jesusitos como cisnes de hielo o mazapán, resulta curioso pensar que si el eje de rotación de este planeta de agua y corcho no estuviera inclinado respecto al plano de la órbita, y no existieran por tanto las estaciones, puede que no tuviéramos dioses o que no se parecieran en nada a los de ahora, que nacen y mueren con las cambaladas del sol. Además, de los sacerdotes vinieron los reyes y después toda la política. De administrar la vuelta del calor y las semillas, de convencer a los dioses para que todo el tiovivo celeste girara una vez más, tomaron el derecho a administrar también los destinos de los hombres, a los que además engatusaban diciéndoles que podían regresar de la muerte igual que los astros de su invierno. Claro que, sin estaciones, puede que simplemente no estuviéramos aquí. Secas zonas frías o calientes inhabitables, o tropicales y húmedas extremas que harían imposible la agricultura arraigada. Si sobreviviéramos, no pasaríamos de tribus selváticas precarias, escasas y migrantes. Imposibles la civilización y la tecnología. ¿Cómo serían nuestros dioses, nuestra política, nuestra moral en un mundo así, sólo porque los cielos se quedaron fijos?

Miren cómo el sol es una manzana de caramelo que nos acercan y nos alejan los meses y gracias a eso tenemos trigo, sociedad, gobiernos, economía y hasta Papa. Hay ciclos en el cielo igual que en la política, las modas, la moral y, por supuesto, el dinero. El dinero no sería otra religión sin seguir también los caminos del sol, subiendo, bajando, pasando inviernos y balnearios, con sacerdotes y redentores viviendo de avisarnos del frío o de las llamas. El dinero y la política están en ese mismo carrusel de los planetas y de nuestras emociones, que mudan con la temperatura y la luz. Los políticos cambian de hambre, de piel y de postura con las nieves o la abundancia. Zapatero, Griñán, Rajoy, incuso Javier Guerrero o Juan Lanzas, son frutas de temporada, uvas voluptuosas, flores carnívoras o nueces duras, lo que ha dado la tierra con lo que tenía del cielo y sus entrañas. Estamos ahora en el frío como cabalgando un cometa. Los árboles tienen manoplas, la luz se hace vidrio en los ojos, el hambre tiró sus cubos a un pozo helado, todo lo muy blanco parece una cuchilla. Pero hoy el sol se levantará de la cama y empezará a rodar hasta la primavera como moviendo un molino. Toda la vida espera para darse la vuelta. Es lo que se celebra hoy desde hace milenios. El sol hace su trabajo en el cielo. Así hagamos nosotros en la tierra.

19 de diciembre de 2012

Somos Zapping: El tema del hecho de gobernar (17/12/2012)




Simiente mental. Diego Valderas, grumete de la Junta, paseante descolocado entre el vientecillo de la calle y las papales suavidades del despacho, está haciendo una política de revolución radiofónica y de tirar parados contra los escaparates a la vez que alimenta, sostiene, despioja y abrillanta la plata al PSOE andaluz. La izquierda antisistema dentro del sistema no puede dar más que pintadas y carriles bici, mientras se quita el hambre tragando pelusa de las alfombras, colocando mochileros en oficinas intermedias y soñando con aumentar sus votos. La verdad, no sé para qué quieren votos si ellos no creen en esa trampa del sistema, sino en la lucha, en los contenedores bocabajo y en un barbudo que pare un convoy de hormigoneras. O puede que digan eso, pero luego quieran lo que todos, ese calorcillo de mamá osa de la política institucional. El caso es que Valderas estuvo en La noche en 24 horas, de TVE, intentando lidiar con todas esas contradicciones como con su peluca de mármol. Valderas se atranca mucho, no sólo con las ideologías y sus cancillerías, sino con el idioma y con la lógica. Con Valderas siempre es como si hablara un entrenador de fútbol sala, o algo así, al que han hecho Vicepresidente de la Junta. O es el signo de estos tiempos, con esa izquierda desmadejada, con esa revolución de candeladas de la gente, los cristales o la inteligencia; con esa decadencia de la política exhibiéndose despelotada. Y suelto toda esta retahíla porque Diego Valderas, Vicepresidente de la Junta, en la televisión pública española, resumió todos sus afanes y planes en esta frase: “Tenemos que ponernos en el tema del hecho de gobernar”. Imaginen el gobierno que pueda salir de semejante simiente mental. El que tenemos, vamos.


Sonreír, acariciar, no protestar. Juan y Medio es ese sillón de todos los abuelos y niños. Yo diría que es el sillón de toda Andalucía, en el que nos vemos, pequeñitos o ancianos, formando parte de la misma eternidad sentada. Él quiere hacer el bien como a cucharadas, ayudar, dar cariño, pero como con la condición de que no se muevan del sillón, de que se queden como están, de que todos nos quedemos como estamos. Así que todo es un tributo y una recapitulación de las gracias o desgracias que nos hacen lo que somos y que ni se replantean ni se resuelven más que en el confort o la chuchería, en unos pies que se rozan para el viejito o en una pandereta para el niño. Hacerlos felices para que no den la lata. Por eso es un icono del Régimen. De los mejores, de los que sonríen y acarician y no protestan. El otro día le dedicaron un homenaje en el programa, por su cumpleaños, y yo pensaba en eso y en lo que ocurrió hace poco, cuando hablaba con una discapacitada que decía sentirse muy “útil”. “Eres útil –le contestó él-. Con la cantidad de inútiles que hay. Que conocemos unos pocos, ¿eh? Menos mal que esa gente, me quedo tranquilo, que están en el Gobierno y entonces no...”. Gente que sonríe y acaricia y no protesta. Al menos contra la Junta. Porque si tiene que hacer política ante toda Andalucía sentada y enternecida, ya sabemos hacia dónde tira.


Alemanes sevillanos. Falcón es esa serie como de alemanes haciendo de sevillanos que se ha inventado ahora Canal +, en rara coproducción con unos guiris que conocieron en un crucero. Es vulgar en el concepto (serie policiaca sin ninguna originalidad) y pastosa en lo visual, pero lo peor es que es simplemente increíble. Transcurre en Sevilla, sus personajes se supone que son de allí, aparecen pasopalios y azoteas y bares de tapas, pero la gente, los diálogos, son como de Düsseldorf  o Estocolmo. Escenario sevillí, pero actores extranjeros, doblaje castellanísimo y una producción que se ha documentado en un tablao. Sólo falta Tom Cruise interpretando a un torero. Un ridículo que sorprende tras la estupenda Crematorio. Pero esto nos enseña lo difícil que resulta comprender esta tierra desde fuera. Tan complicadamente exóticos, tan dolorosamente inimitables, como si nadie más pudiera ponerse encima nuestras cicatrices.

#TuitMix: También hay que considerar el burro (16/12/2012)



Estudios de mearse. Algunos han reventado piñatas en TW cuando el Estudio Internacional de Progreso en Compresión de Lectura (PIRLS) ha resuelto que los escolares andaluces de Primaria leen mejor que la media nacional. Lástima que luego en Secundaria se estropeen y terminen convirtiéndose todos en Andy y Lucas. Aún estamos lejos de la media de la UE y de la OCDE, pero, para que no volara tan alto la plastilina, @NataliaPastor recordaba que “en Navarra el fracaso escolar ronda el 14%; en #Andalucía está en torno al 38%”, y que “mientras el 40% de jóvenes #andaluces abandona el sistema educativo a los 16 años, sólo el 10% de madrileños, vascos o navarros lo hacen”. Otros se ponían en evidencia aun celebrando el dato: “Mar Moreno dice que Andalucía obtiene mejores resultados académicos de los que le correspondería por su estatus económico”, citaba @laplumilla. “Lo cual habla mucho mejor de la gestión de su partido al frente de la Junta y de la idea que tienen de Andalucía...”, respondía ‏@jose_cano85. Pero tomémoslo con sentido del humor, que PIRLS suena a mearse. Y para humor educativo, esto de @MarioJimenez tuiteado por ‏@psoedeandalucia: “La educación es el mejor antídoto contra los discursos populistas y los totalitarismos”. Ahora entendemos nuestras cifras de fracaso escolar y analfabetismo funcional. Y hasta Canal Sur. Eso sí, no hay mejor resumen de nuestra educación que esta joya de @_susanadiaz: “Un estudio del IAJ concluye q entre los jóvenes d nuestra tierra se ha generalizado la adquisición d un nivel básico d cualificación escolar”. ¿Se puede reflejar la orgullosa complacencia en la mediocridad de una manera más pomposamente boba y autodescriptiva? Mejor no lanzar el reto…

Democracia básica. “Los mismos que despotricaban de las encuestas cuando les iba mal, bendicen el sondeo del IESA andaluz. Cosas veredes...”, apuntaba ‏@pacorobles63 refiriéndose al que le da al PSOE-A 8,5 puntos de ventaja sobre el PP-A. Pero, entre datos y exégesis, a mí me asustó esta valoración de Mario Jiménez, de la que se hacía eco @EPAndalucia (Europa Press): “El barómetro del #IESA refleja que la anomalía electoral ha pasado”. Anomalía electoral… Conceptos de democracia básica.

Pacto pedestre. La Junta no para. Cansa verlos gobernar. No sólo tiran de la barba a Rajoy y enseñan a Europa cómo se sale de una crisis desde la izquierda, sino que tienen tiempo para un espectacular Plan Andaluz de la Bicicleta. Claro que “en Andalucía no nos montamos en bicicleta, vamos en ‘modos no mecanizados de transporte’ (Consejera de Fomento)”, explicaba @LMontotoR. Para esta izquierda, una bicicleta no es mecánica. “El único modo no mecanizado de transporte es el pedestre. La consejera nos está invitando a irnos de aquí corriendo”, decía ‏@AlbertoGReyes. Bueno, también hay que considerar el burro.

Hoy viernes: Navidad partitocrática (14/12/2012)


Ahora que el cucurucho del cielo se derrite sobre los árboles y las cabezas, que colgamos cerezas de las constelaciones y ponemos orejeras a las ardillitas, no estaría mal recordar que aunque queramos atraer con luces y cornucopias la abundancia de la Naturaleza, esto no va a volver a ser la fiesta de patinadores en el dinero, con cada ayuntamiento como el Rockefeller Center. El dinero se pescaba en las alcantarillas o se sacaba del Estado como del algodón de la barriga de Papá Noel. Pero el dinero se acabó, se lo comieron los políticos, los que hacían cola ante ellos para sacarles un contratito con mordida, las cajas de ahorro que eran la bolsa sin fondo de los partidos, los bancos lujuriosos que regalaban préstamos porque luego los revendían, y también los particulares que vieron normal que les ofertaran duros a tres pesetas y les dieran encima una ruló. Dinero no hay y sacar campanillas y cojitos de Dickens para que Papá Noel Estado haga magia por pena no sirve, porque Papá Noel ya es otro pobre haciendo caldo de su calcetín. Aunque su pobreza la reparta de una manera rara.

En estos días pedimos a las estrellas hechas de galleta, a los dioses niños y las sagradas familias como un ajedrez oriental, a Santa Claus que quizá sólo es el de Cruzcampo y al calvo de la lotería que parece James Bond con pompas de jabón. Pedimos, pedimos, para que desde el cielo o el Estado nos llenen el cestillo, como si el dinero lo fabricaran gnomos con suspiritos de hadas. Pide la Junta y pide Valderas, que es el más creyente y no deja de rezarle a Rajoy. Pedimos mucho y hacemos poco. Rajoy no sólo se está equivocando, sino que, aunque parezca el Grinch, tampoco quiere acabar con la religión de la partitocracia, que sería como acabar con la Navidad y las bicicletas, con la infancia feliz del españolito atetado a una sigla. Esto se demuestra en que se recorta en sanidad y educación antes que desmantelar las televisiones públicas de partido; o en que nos fríe a impuestos para que las autonomías mantengan su aparataje clientelar, su propaganda, su esplendidez administrativa, sus rebabas y sus mitos. Parece que hay poco dinero para fiestas de meter el culo en champán, excepto las de ellos. Me pregunto si con la crisis también hay menos políticos, o al revés.

Hablamos del frío, los milagros y el hojaldre del dinero, pero no tanto de la pesantez y el hambre de nuestros partidos. El modelo territorial no es tan importante como el modelo de partidos. Mientras sigan sintiendo que ellos, su arborescente e insaciable estructura, su larga caterva de arrimados y convidados, tienen derecho a vivir a tutiplén a costa del Estado, cualquier intento de racionalización del gasto será inútil. Rajoy no es el Grinch ni Scrooge. Es otro funcionario de la partitocracia piramidal, con muchos hijos piando de hambre y rascando todas las ventanas con escarcha de España. 

Somos Zappping: ¿Por qué Andalucía es lo mejón der mundo? (10/12/2012)



No lo es. The Newsroom es una americanada cargante y bien hecha (la firma Aaron Sorkin para la HBO) sobre un periodismo modélico, crítico, vigilante y algo santurrón que puede resultar tan increíble como conmovedor. Aquí ha excitado a algunos colegas, que enseguida se reivindicaban parte de ese ideal (el mejor periodismo siempre es el de uno). Otros, con más afectación aún, se quejaban porque el periodismo de verdad es alcohol, putiferio, ases y ochos, zoco con alfanjes y saxofones en los charcos. Otros sólo se aburrían o dedicaban media sonrisa a la sublimación emocionante o ñoña de la profesión. Yo, por mi parte, pensé en Canal Sur desde el primer episodio. La serie comienza con algo muy de allí, muy fundante, el autointerrogatorio (casi heideggeriano) del estadounidense sobre su esencia. “¿Por qué América es el mejor país del mundo?”, pregunta una estudiante en un coloquio al que asiste la estrella de los informativos Will McAvoy. Tras alguna tontería complaciente de los otros invitados, McAvoy termina rebelándose: “No lo es. Pero podría serlo”. Cambien ahora USA por Andalucía: ¿Por qué Andalucía es lo mejón der mundo? Y piensen en la contestación que nos dan cada día Canal Sur y la Junta. O nosotros mismos. Y en la valentía que no vemos aquí, tan extranjera, tan de exiliado, de decir: “No lo es”. Yo me acordé de una vez que Griñán visitó un colegio e hicieron que un niño de 7 u 8 años le preguntara algo parecido: “Presidente, ¿qué califi...cativo –el pobre se atrancó con el guión– le otorgaría a nuestra Andalucía?”. “Andalucía es un sitio donde uno se siente muy a gusto”, contestó Griñán. En realidad, McAvoy es un raro periodista que se define republicano pero les da una caña tremenda (hasta ridiculizarlos) a los del Tea Party, desmonta todos los trucos y mentiras de los políticos (de su propio partido, primero) y quiere “educar” a la ciudadanía. Su afán es que el ciudadano tenga la mejor información para que pueda elegir a los mejores candidatos, lo que llevará siempre a un mejor gobierno. Así que reparte a diestro y siniestro sin piedad. ¿No es para emocionarse? ¿O para hartarse de reír? Normal que me haya llevado toda la temporada de la serie pensando en Canal Sur.


Quitando penas. Como Will McAvoy no dirige Los reporteros, esta semana nos encontramos con el cumpleaños tendedero de las banderas, la complaciente fiesta aceitunera y la gloriosa epopeya de pioneros del 4D, que parece como un salto de la reja de la Autonomía. La verdad, no recuerdo ningún año en que esta fecha haya generado tantas arengas y evocaciones. Un poco tarde decide también la Junta nombrar Hijo Predilecto a García Caparrós, mártir o héroe homérico de nuestra Troya. Pero es que las multitudes y los enemigos con bigotillo metafórico están de moda, y la guerra sentimental, ya lo he dicho otro día, distrae del hambre. En cuanto al espíritu autonomista, reitero que demasiados de los que le levantan altares lo han traicionado. Y chuleado. Han convertido a la Autonomía en su estanco heredado mientras seguimos casi tan en alpargatas como entonces. En el reportaje ponían de fondo Verde, blanca y verde de Carlos Cano: “Verla en el aire / quitando penas / quitando hambres”. Y lo que le queda por quitar, 35 años después…


El hambre de Andalucía. Toñi Moreno sí que puede hacer un verdadero portal de Belén de lo que es Andalucía sin que el Papa le quite boñigas ni le ponga a Pepito el Caja de Rey Mago. El otro día empezó el programa hablándole a un jamón como al Niño Jesús. Pero era más. Le hablaba a esa hambre eterna, constituyente, artística, históricamente invencible, ontológicamente insaciable, esa hambre de Andalucía. Andalucía es Carpanta.


Gomorra. La escena de los vecinos sanluqueños llevándose los fardos de droga en la playa, apedreando a un helicóptero y acojonando a la policía nos ha paseado por todos los informativos como algo de The Wire o Gomorra. Somos una Sicilia con sevillanas. Ahora, también la policía, qué pedazo de operativo monta… Un poco más y manda sólo al sereno. Cosas que pasan por aquí…

#TuitMix: La excelencia de la regadera (09/12/2012)



Macetas inmateriales. En ese cajón de la Unesco ya había tribus vestidas con cocos, figuritas de terracota de Botsuana o recortables chinos. Luego metieron el flamenco y ahora, por fin, también los #PatiosDeCórdoba están en el lugar que les corresponde: Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, ese Museo Británico de mimbre. Con acontecimientos así es normal que la gente desate su emoción. “Orgulloso de ser cordobés”, se declaraba @Fali_Jimenez; “orgullo de Andalucía”, escribía ‏@VicenteVSP (yo imagino todo esto dicho con voz de Lauren Postigo). @bgutman2 tuiteba: “Nos queda la alegría de los patios, menos mal que estamos en Andalucía”. Sí, menos mal. Otros no tienen ni macetas. Y es una alegría que podemos compartir con poca gente. Con la de Botsuana, quizá. Pero siempre hay algún cenizo: En Córdoba el paro no para de subir y ya son casi 100000 personas, pero vivan los Patios de Córdoba oye, eso da empleo seguro”, decía @kira_95. Empleo y órganos de coordinación y comités y observatorios… Pero el que ha aprovechado para recoger y esparcir flores ha sido Griñán: “'Los patios como metáfora de la tolerancia'. Artículo de @PepeGrinan”, nos anunciaba @EquipoGrinan, que suena a hombres de Harrelson. Búsquenlo: hay califatos, convivencia, morerías tiernas y hasta “excelencia cultural andaluza” (¿la excelencia de la regadera?). Todo muy tópico y margarito. Como la versión sociopolítica de un anuncio de Anaïs-Anaïs. Pero regocijémonos. Quién nos iba a decir que las macetas eran inmateriales. Otro milagro sólo posible en Andalucía.

Espíritus del 77. Que vengan los espíritus dickensianamente y nos muestren pasado, presente y futuro de Andalucía en esta Navidad de los pelados que ya nos deja el frío como una horca en los árboles. Nos referimos al espíritu del 77, del #4D, con el que otra vez quieren los políticos explicarnos, amontonarnos o consolarnos, por distraer el hambre. “No se asusten, no es ningún fantasma sino el poder Andalucía 35 años después Vuelve el espíritu 77”, nos anunciaba evangélicamente ‏@conchacaballer, comiéndose los signos de puntuación por la emoción. Claro que para @Eugeniour  “la jugada del bipartito andaluz es una copia de la de Mas”. ‏@DValderasS, con su don de lenguas, se explicaba así: “del 4D al 28F, desarrollar el acuerdo de Gobierno andaluz, en materia de ‘Pacto económico por Andalucía’ su mayor aval la movilización social”. “Lo qué???”, preguntaba @gonnassau, mientras ‏@Miarmus_Ius se resignaba: “De gobernar entonces ni hablamos ¿no?...” Fantasmas del 77, una revolución alentada ahora, curiosamente, por los que llevan 30 años fracasando aquí. ‏@JuanEspadasSVQ tuiteaba: “Emotiva conmemoración del XXXV Aniversario del #4D ‘El día que empezó lo que nunca dejaremos de celebrar’”. Bonito y certero lema. Desde luego, ellos nunca dejarán de celebrarlo.

Hoy viernes: Nanas de la cebolla (07/12/2012)



Los debates territoriales siempre son mejores si hay hambre. A falta de pan, las banderas hacen de cuna y migajón. Sólo un dolor de corazón distrae de uno de tripas, por eso andan ahora con lo del ataque a las autonomías, con las épicas del 4-D o de un nuevo 28-F, por eso nos reviven las estatuas cagadas, los héroes de la pana y las revoluciones históricas de la rabia, la alpargata y el alpechín. Griñán llama a una “movilización” para un “pacto por Andalucía”, o habla de confusos federalismos ontológicos, y yo no sé muy bien a qué se refiere, pero sé a lo que suena: a canción sentimental para matar el hambre, a nanas de la cebolla. Por aquí ha gustado lo de la Diada catalana, lo de la guerra de un pueblo puro contra vikingos violadores. El PSOE andaluz se ha dado cuenta de que, ante los enemigos románticos, la gente se olvida del frío que nos toca el violín con los huesos y de la ruina que nos rellena de paja el futuro. Por eso hay llamamientos desde las colinas, se tejen estandartes con nuestro martirologio bordado como un corazón de Jesús, se pasea el alma de Andalucía en su tronito de caña, se pinchan los ojos del enemigo en efigie y así queda dibujado ese paisaje de guerra en el que la miseria es heroicidad y el dolor, resistencia. Por tanto, no sólo son desdichas justificables, sino orgullosas.

Sin embargo, si regresaran los partisanos del 4-D y el 28-F con el mismo espíritu feroz, la misma trenca por pijama y la misma barba mojada en sopa de pobre, no se pondrían a aplaudir en Canal Sur, como cree Griñán. Les gritarían a la cara a los que gobiernan Andalucía que esta autonomía se luchó para terminar con el hambre, el paro y la incultura; para que nadie volviera a contemplar al andaluz ignorante, miserable y sometido, digno únicamente de lástima, conmiseración y sobras. Les recordarían eso y, lo que es más grave, que no lo han remediado en 30 años. Sí, para eso era aquella lucha, no para que montaran una mercería de banderas ni un comedero de pajarracos a la sombra de las columnas de Hércules, que sólo parece el peluquero de sus leones. Mientras no acaben con esa miseria que aún está agarrada en nuestras uñas, en nuestra garganta atravesada por astillas, en nuestros ojos cegados con sal, todo lo que sigan haciendo nuestros gobernantes pidiendo federalismos heráldicos y montando casitas de papel o festivales o repostería con el orgullo y la épica del andalucismo, todo eso, digo, será nada. Sólo nanas de la cebolla, el hambre del pueblo que a los políticos les escribe canciones cosacas pero a nosotros nos deja un hielo en la boca como un turrón de luna. Lo mismo nuestra urgencia no es el federalismo, ni un poni verdiblanco para niños, sino unos partidos que demuelan las pirámides que son y unos políticos que sirvan a sus electores en vez de a sus jerarquías. Y un pueblo que no se duerma con nanas, sino con su hambre de pan y justicia y luz, esa hambre como de leche y madre, por fin saciada. 

6 de diciembre de 2012

Somos Zapping: Corrupción con música de ascensor (03/12/2012)



Cáterin envenenado. El plató de Pido la palabra, que ya parece un coso de gladiadores o una plaza de toros portátil, esperaba a Ignacio García, presidente de la Comisión ERE, y uno se imaginaba una arena con ganas de empanar higadillos y absorber cuajarones ante el mayor caso de corrupción de nuestra historia. Pero todo transcurrió, extrañamente, en una especie de relajante ambiente chill out. O la sociedad andaluza es así de tranquila o permisiva con la corrupción, o hay algo en el cáterin de ese programa que amodorra o embota a los preguntadores, una especie de zumo ponzoñoso preparado no sabemos dónde. La gente parecía más interesada en la comisión en sí, como una especie de distracción futbolera, que en preguntar sobre los hechos, los desenfrenos, las mamandurrias y los golfazos del caso, o sobre los mecanismos o controles que se habían usado, aflojado o ignorado en este monumental mangazo. Daba la impresión de que la gente no sabía absolutamente nada sobre el asunto, más que generalidades oídas en la panadería. Tampoco animó el vídeo que ofreció el programa, con convenientes olvidos e inexactitudes. Afirmaba, por ejemplo, que en Guerrero “ha recaído toda la responsabilidad política directa de la trama” (que no es cierto porque no ha habido dictamen) y, como suele hacer el PSOE, limitaba todo el fraude a los intrusos, olvidando las ayudas arbitrarias a empresas, la parte más fea, dolosa y punible política y penalmente. El mismo Ignacio García tuvo que empezar aclarando esas imprecisiones tan sospechosas. Pero, ya digo, se le preguntó más por las desavenencias y los estados de ánimo dentro de la comisión que sobre el fraude en sí, como si fuera el banquillo de Mourinho. Curiosas prioridades. Y sólo una vez mencionaron a Griñán, al que Ignacio García, a título personal, señaló o salvó con suaves latinajos: culpa in eligendo e in vigilando, que es como la culpa leve de una portera. Lo peor es que la gente no parecía ni saber mucho ni interesarse en saber más. Por fin se trataba un asunto peligroso e incómodo para el poder, pero se diría que era sólo la liga italiana o la corrupción en Filipinas. Le ponen algo a ese cáterin, seguro. Y música de ascensor a la corrupción.

Copos de nieve. También estuvo en Pido la palabra María Jesús Montero, Consejera de Salud. Ya estamos con los consejeros, en fin… Y otra vez la casualidad (o el cáterin) hizo que las preguntas cayeran como copos de nieve, fáciles de aguantar con el endeble paraguas de “la culpa es del PP” o “nosotros os estamos defendiendo de Rajoy”. El ambiente invitaba, porque el vídeo introductorio (de nuevo) nos daba en los morros con un cartelón grande y en negro con el dibujo de unas tijeras y el texto: “Tijeretazo del Gobierno”. Así se las ponían a Fernando VII, que mandaba menos que esta gente aquí.


Asilo político. Eduardo Maestre, señor de los meteoritos vengadores, fue entrevistado telefónicamente en el templo de la TDT Party, que dicen, o sea Intereconomía. A mí Intereconomía me da grima, y más que por sus tics grasientos, porque demasiado habitualmente los veo faltos de rigor. Pero el foro no me distrajo de la gravedad no exenta de humor que siempre trae Eduardo Maestre, webmaster de los cabreados con el Régimen. Contó que tenían pensado ir este sábado a pedir asilo político en los consulados de EEUU, Alemania, Francia y Argentina, apelando al Estatuto de Refugiados de 1951, que habla de “partidos u organizaciones que controlan el Estado o parte de su territorio”. “No hay manera de que metan mano a la cantidad de sinvergüenzas que están expoliando Andalucía desde hace décadas”, dijo. También habló de su plataforma Fuera de la política, que pretende expulsar a “estos pseudopolíticos que han usurpado escaños que deberían ser sagrados en el Parlamento de Andalucía y que viven para la pervivencia y el mantenimiento ad aeternum del PSOE en Andalucía”. Maestre tiene razones aunque demasiado aspaviento. Corre el riesgo de convertirse en un simple friki. Pero hubiera estado bien verlo en Pido la palabra. Sin beber del zumo envenenado, eso sí…

#TuitMix: La pinza reinventada en la nariz (02/12/2012)



Jueces y partes. ¿Quién mató al dictamen de la Comisión de los ERE? Nadie es inocente, pero poco se puede esperar de un sistema que convierte en jueces a las partes. “La comisión de los ERE, sin dictamen final. Ya ves, se llama "autocompasión"”, tuiteaba @carlossavedra melancólicamente. Sólo nos queda la melancolía o la guasa: “Urge otra comisión que investigue a la comisión”, pedía @romualdomaestre. Aunque para guasa, la de Griñán. Así lo contaba y glosaba @JRomanOrozco: “Pte. Griñán en el Parlamento: "En este fracaso (comisión ERE) todos somos responsables". Le honra reconocerlo. Ahora, a rectificar el error”. A lo que @Simone39deBeauv le contestó: “Tu fe es asombrosa”. Sí, a ver qué va a rectificar Griñán, el más beneficiado por este ridículo final. En cuanto a la postura de IU, ha sido una media aritmética entre el interés y la vergüenza. @MamenPedemonte lo resumía así: “Comisión EREs: PSOE a lo suyo, IU entregado al máximo a ellos! !Q gran ridículo aceptando las maniobras d su socio! !!TODO x los sillones!!”. IU ha reinventado la Pinza. Para ponérsela en la nariz.

La máquina de la risa. Cuando ‏@psoedeandalucia echa a andar la máquina de la risa, monta a todo TW en un tiovivo de cosquillas. “@pepegrinan insta a no dejarnos seducir por ideologías subordinadas a intereses que los socialistas no podemos compartir”. Mejor que sean intereses que ellos sí puedan compartir, ¿no?, en los que puedan meter el cazo. Será mala gramática, ya, pero qué revelador. O este tuit, citando a @mariojimenez: “El PP está gobernando para los suyos y para lo suyo”. No como aquí, donde los ERE y las ayudas públicas a voleo para sus arrimados, o los comisionistas con padrinos en la Junta han sido un servicio a la ciudadanía. O éste: “@mariojimenez: "Somos una verdad incómoda para el PP porque demostramos que para salir de la crisis no hay que acabar con los derechos"”. ¿De qué crisis ha salido el PSOE? Ni de la suya.

Hernia de gobernar. IU no tendrá más soluciones que los koljoses y asaltar el súper con una careta de Rajoy, pero hace su festival del humor como su socio. @iuandalucia ha estado tuiteando la #XasambleaIULVCA e iluminando mi TL de sonrisas cascabeleras: “Valderas dice que los afectados de la crisis tienen que saber que @iunida tiene respuestas a la crisis”. O “Valderas dice que hay que contraer una fuerza de lucha y de gobierno”. ¿Contraer? Valderas gobierna y lucha tanto que se va a herniar. Otras veces dan más miedo que risa. ‏@Pedro_Orteg, su jefe del Gabinete de Comunicación en el Parlamento, tuiteó esto tras las elecciones catalanas: “De verdad puede titular La RAZON "el PP hace historia y el PSC se cae" sin que nadie les detenga por ello?”. El PSC se cayó. Y el PP consiguió sus mejores resultados. Pero había que detener a gente. Todos los disidentes al Gulag. Allí no hay crisis.

Hoy viernes: Billetes de Falla (30/11/2012)



Aquéllos sí parecían billetes de verdad, ferruginosos, fruncidos, pesados, como su propio mapa del tesoro. El de veinte duros, viejo como Falla (nunca vi uno nuevo) era un billete de muertos y se hacía arena en el bolsillo igual que una pequeña momia. Luego había conquistadores que te daban en mano un doblón, reyes que te regalaban su imperio en un sello o escritores que te pedían el dinero que representaban. Eran billetes de bronce como sus estatuas, eran billetes como tapices reales, como láminas de Doré. Dicen que si volviéramos a ellos, que sería como volver a los galeones, no estaríamos así. Antes usábamos la devaluación de la moneda y ahora sólo usamos a Báñez como pastorcilla portuguesa y a Guindos como Rodrigo de Triana.

Cuando aquí pagábamos con metal, gallinas y muelas, en Oriente inventaron el papel moneda, o sea, el dinero que se basa en una creencia. Marco Polo se lo vio a Kublai Khan y alucinó. Así nació el dinero como religión espiritista. Usábamos el de mentira sin sacar el de verdad, enterrado en su mina. Pero aún tenía tacto, peso. Hasta las acciones de bolsa eran de cartón y se adornaban como carrozas. Aquí fuimos fabricando billetes que aún parecían las propias colchas del Rey, pero nos los cambiaron por euros, que ya parecían otra cosa, el anuncio en un autobús de un estudio de arquitectura o el DNI de un belga, que no sé si tienen DNI. El siguiente paso fue que el dinero viviera en la Nube, que se dice ahora, condensándose sólo en plástico y en píxeles, dependiendo de corazonadas y suspiros como el amor de los chavales. Y además, sin tener ya bandera ni mascarón de proa. Era como la atmósfera del planeta. Globalización, lo llamaron.

Globalizaron el dinero antes que la ley y la política, por eso está como está nuestra Europa, comandada por sus cabezas cuadradas, donde pobres y ricos, adustos y festeros, intentan llevar las mismas cuentas, que es como fingir que todos volvemos al latín. Sobre el dinero ya no podemos decidir nada solos. Lo que ocurre es que el dinero no tiene frontera ni fuero pero los hombres aún se gobiernan con patrias y pueblitos del alma. Así nos va. Y esto permite a los políticos locales, además, elegir virtud para ellos y culpa para los forasteros: la Junta puede decir que los presupuestos vienen con tijera por Rajoy o Merkel, pero que lo que han rebuscado o estirado como esa madre apañada es gracias al Gobierno andaluz. Aquel dinero un poco pirata o pintor de la corte, o este dinero como un cupón de Ryanair o un emoticón de Internet… Ya no es nuestro del todo, sí. Pero aún hay política. Sartre decía que la libertad es lo que hacemos con lo que nos han hecho. También gobernar es lo que hacemos con lo que nos han hecho. O dado. Con billetes de mosquetero o de astronauta, aquí hemos seguido siendo pobres. Y esa responsabilidad, si se es decente, no se debe traspasar a la Nube, a los chinos, a Merkel ni a Don Manuel de Falla con su cara de media peseta.

Somos Zapping: El bombero era torero (26/11/2012)



El interventor aplastado. Habló en parábolas, interpretables como huesecillos de chamán; les regaló a todos una aprovechable ambigüedad, usó el verso administrativo para decir que sí y que no a la vez como un coquetón. Ahora, lo han aplastado. Manuel Gómez, el interventor kafkiano, le hace de pareja al único culpable que ha encontrado la partitocracia vestida de justicia con moñas. Y encima, en las noticias de Canal Sur, Susana Díaz aún decía que se reservaban “cualquier posibilidad de acción legal que haya en restitución del honor”. El honor. Aunque el informativo contaba el asunto como una pendencia de espadachines, hay palabras que deberían estallar en la boca de quien las dice. La burla que ha sido, no ya la comisión ERE, sino todo este descomunal mangazo que han tenido el morro de defender usando la propia ley, el Parlamento y la lógica más retorcida y sucia que he visto jamás en política; esta burla, decía, termina con monigote y pastelazo en la cara. El bombero del incendio de los ERE era bombero torero. Creyó que lo prudente era mezclar azúcar y cicuta y ahora ya ha visto lo que ha conseguido con su tibieza. Se arrepiente, pero a los arrepentidos siempre les rondan la venganza, la mentira y la navaja. Después de la burla, ya sólo nos quedan los tribunales, donde hasta a los más duros gánsteres se les ha secado el gaznate ante el mazo y las mucetillas.


Sin medicina. Corazones como peces fuera del agua, doctores amables como los de granja, héroes que sostienen con pinzas el alma de los dolientes… ¿Se trata de un homenaje de Andalucía directo a la medicina? Lo merece, pero no es eso exactamente. Porque sus reportajes son como los que se les dedican a los tigres o a las ballenas, ya con la melancolía de la pérdida. Para AD, ese tigre amenazado es la sanidad pública. Hasta tienen un hashtag: #sanidaddetodosAD. Eso es lo que se homenajea, insinuando su entierro. El entierro que anuncia el PSOE, claro, y que señala al asesino que ya sabemos. Pero aún se puede ser más sutil. En Salud al día entrevistaban a Pablo Carbonell, actor de Hospital central, y mostraban algunos momentos de la serie. Eligieron bien: se hablaba de cómo evitar “la privatización del hospital” y el personaje de Carbonell respondía que “con la insumisión”. Nada es casual en Canal Sur. Todo sirve a quien tiene que servir. No hay medicina contra eso.


Morerías de las zapas. Termina ya la temporada (o la serie) de La respuesta está en la historia, con sus morerías y sus anales de cocinillas. O eso era al principio. Luego, cualquier cosa valía si se presentaba en una balconada andaluza o con una aceituna en la boca de una morena. Uno de los misterios históricos que nos desvelaron hace poco: “¿Por qué los andaluces utilizamos zapatillas de deporte?”. Hombre, si hubieran dicho alpargatas e indagado en nuestra secular pobreza… Pero sacarnos skaters y baloncestistas de la NBA… El siguiente no fue menos sorprendente: “¿Por qué decimos que alguien es un friki?”. Historia, ya ven, es cualquier cosa.


Tiene que estar. Cada vez que lo veo en televisión me sobresalta, me da un susto como de vieja. Es como si no perteneciera nunca ni al momento ni al sitio en que lo vemos, a la vez que nos rendimos a la inevitabilidad de que esté ahí. No sé, como Mocito Feliz. Me refiero, claro, a Leonardo Chaves, al que veo en las noticias de deportes presentando a un jugador del Cajasol o tendiéndole la camiseta. Es que hay gente que tiene que estar, no pregunten por qué. Y ahora, claro, me refiero a Mocito Feliz.


Lo que toca. ¿Sabían  ustedes que Andalucía es la segunda comunidad española que más exporta? Pues salgan a la calle, véanlo, siéntanlo, perciban ese ambiente de riqueza como portuaria o veneciana o bizantina. De decirnos estas cosas, más que de vender fuera, se encarga la agencia pública Extenda. Entendible. Pero choca ver un publirreportaje suyo como parte del programa Los reporteros. Es lo que hay. A AD le toca sacar a los hospitales en la UVI y a Los reporteros, poner cuentos de Las mil y una noches.

#TuitMix: El Papa y la Comisión ERE (25/11/2012)



Ratos de indignación. Circo, componenda, pasteleo, cachondeíto. Aquí no se puede hacer una comisión de investigación, por mucho que se pidan como juicios de Dios. Esto no es USA, donde una investigación del Congreso o del Senado acojona de verdad (bien lo supo Nixon). Eso sí, la de los ERE nos ha servido para ver, salpicante y chulesca, la cochambre de nuestra política. @confederado proponía este epitafio: “la miseria política no es invisible”. “¿Y de verdad no va a pasar nada?”, se preguntaba ingenuamente @IUalmaden. El PP (ay, sus ataquitos de dignidad), por no querer tragarse sapos aprobando las cosas a medias que el PSOE preparó e IU consintió, les regaló el final de película. Munición para el agravio, pero quedan un poco carajotes. La gente no ha entendido qué ha pasado. “¿Por qué la Comisión de Investigación no ha calificado al chófer como único responsable del caso ERE?”, guaseaba @ignaciotrillo. ‏@alfonso_ponte clamaba: “Crimen contra la inteligencia de los andaluces”. Mientras, los partidos jugaban al frontón. @psoedeandalucia tuiteaba: "El PSOE mantiene la coherencia en la comisión de los ERE frente a un PP desquiciado". Y tanta coherencia. Para ‏@iuandalucia, “PP y PSOE votan en contra de las responsabilidades políticas en el dictamen de la Comisión de los ERE”, a lo que @PepeGiner respondía con esta verdad: “Pero seguirán gobernando con su apoyo”. @AlbaDoblas también hablaba de esta alianza (¡?) PP-PSOE y añadía: “Quién se vende a quién? Bipartidismo puro”. O sea, que PSOE y PP se han unido para fastidiar a IU y salvar el bipartidismo. Sí, tan tonto como suena. Pero se acabó la patochada. “Con los buenos ratos de indignación que pasamos!”, evocaba @RocioGlezMtez. Y los que nos quedan por pasar.

Del despachito a la calle. @DValderasS se tropieza con sus comas, su gramática y su novecentismo: “Si los militantes, de IU, se tomaran la afiliación como una tarea política prioritaria, nuestro discurso seria invencible y #IU #conmasfuerza”, tuiteaba. “Déjese de chorradas de superhéroes y a ver cuándo me baja el paro una miserable décima”, pedía ‏@gonnassau. Y @FelipeAlcarazM le contestaba así a su camarada: “No se deben traspasar las responsabilidades a la militancia”. Palos que te pueden dar cuando vas del despachito a la calle.

El portal. Hay belenistas que parecen ahora arrianos, pero el buey y la mula han dado para muchas guasas. “Ni mula ni buey baby Jesús nació en Sevilla junto a 1pata d jamón y un filete d secreto ibérico”, decía @luciahoyosotus. Para @juanitolanzafam, habría que ir más lejos: “El #Papa que deje de quitar a la mula y el buey y se pase por Sevilla para extinguir 15 o 20 cofradías”. “Confirmado: El Vaticano acaba de informar que el rio de Belén no era de papel Albal”, se dejaba caer ‏@DominguezArjona. Las cosas del Papa parecen de la Comisión ERE.

Hoy viernes: El buey y la mula (23/11/2012)


Contaba el padre agustino Giorgi, allá por el siglo XVIII, que cuando fue a convertir a los tibetanos al cristianismo se encontró con que allí ya adoraban desde hacía mucho a “un dios bajado del cielo, nacido de una virgen de familia real y muerto para redimir al género humano”. “¿Para qué nos vamos a convertir al cristianismo, si ya tenemos unas creencias idénticas a las vuestras, y además mucho más antiguas?”, le dijeron al estupefacto evangelizador. El Papa anda desmontando el portal de Belén como el cerrajero de Dios, no sabemos por qué purismos, y le ha quitado la santidad pacífica y ancestral del buey y la mula. Pero Ratzinger está queriendo vaciar el mar con un cubo, de una manera muy agustina. Primero, porque las historias de los dioses tienen más que ver con mitos arquetípicos que con sucesos reales o creíbles, como nos ilustra la anécdota anterior. Y segundo, porque la tradición normalmente es más poderosa que el hecho, y una alegoría más perdurable que lo que la motivó. Los animales amables significan legitimidad del recién nacido, por aquella salvaje costumbre antigua de exponer a los hijos de padre dudoso a las alimañas o a las aguas. Ahora, el buey y la mula quizá son ya sólo pisapapeles del Espíritu Santo, pero esto es anecdótico. Si a la imagen del portalito le empezaran a quitar todos los símbolos (además de los malentendidos históricos, geográficos o lingüísticos), no quedaría ni una puntilla. Puede que el Papa lo haya hecho creyendo que al señalar un error en ese retablo le otorga más solidez a lo que queda. Pero los mitos tienen una verdad que no necesita ser verdad, los Evangelios no se ponen de acuerdo ni entre ellos y hace mucho que nos dimos cuenta de que todo eso va de creer porque se decide creer, no porque a un dios lo certifique un perito del ayuntamiento.

Con dioses de barro y pan, con estrellas marinas en un cielo de cartulina, con luz en las narices de las nubes, con árboles que llevan sombrero de caramelo, con pastores que pasan falsamente todo nuestro frío, hemos hecho la Navidad, una caja de símbolos dentro de otra caja de símbolos. El portal de Belén es una especie de molino que resume simbólicamente el cristianismo y ponerse a evaluar la verdad del buey y la mula a uno le parece como querer hacer teología con el caganer. Los belenistas de aquí, a los que sólo les falta un equipo de fútbol, no sé si perderán el Cielo por poner a los animales expulsados ahora por el Papa. Pero una excomunión de animales quizá sea tan ridícula como una cruzada por su santidad. A veces no vemos la realidad ni su sentido, sólo el espantajo o trasunto que nos ponen ante los ojos. A veces no llegamos ni al símbolo, sólo a su cerámica. A veces, vamos a evangelizar un Tíbet y resulta que nuestros dioses imitan a los suyos. Y yo estaba hablando del buey y la mula, pero quizá pensaba en nuestra democracia. A lo mejor un partido político es otro portal de Belén.

22 de noviembre de 2012

Somos Zapping: Revolución con Bisbal (19/11/2012)



Primera pancarta. El cartón que puso Canal Sur a las 12 fue la primera pancarta de la huelga: “Nuestra programación se está viendo afectada por la huelga general convocada por la Cumbre Social y los sindicatos de clase contra los recortes de derechos y libertades. Huelga general respaldada por el Comité Intercentros de Canal Sur”. Los sindicatos de clase no están ya solos (solos con su clase, se entiende), sino que cuentan con el apoyo de la Cumbre Social, reunión de colectivos que sienten especialmente que son la sociedad y, por lo visto, también su pináculo. Me sigue desconcertando esa arrogancia de algunos de creerse que su sindicato o su cineclub son más sociedad que otros, o que son toda la sociedad. Pero lo que me chirrió más fue lo de “los recortes de derechos y libertades”. ¿Qué libertad o derecho teníamos hace año y pico que no tengamos ahora? Pero hablan como los del Tea Party cuando se meten con Obama. En realidad se refieren a que no comparten unas políticas que les parecen equivocadas y dañinas, pero nuestros derechos y libertades están garantizados por la Constitución, faltaría más. Confunden derechos con reglamentos, ordenaciones, concesiones, beneficios o ventajas; pero los derechos son otra cosa. Los derechos, son, precisamente, lo que nadie nos puede quitar. Lo que ocurre es que salir a la calle con espíritu guerrero para decir que no se está de acuerdo con una política determinada es un muermo. Hay que asustar con que nos quitan la democracia, por lo menos. Como hace el Tea Party. Principios simplificadores, así se avivan las revoluciones. Porque están haciendo una revolución. Lo supe cuando en Canal Sur pusieron ese cartelón y una canción de Bisbal.


Corazón y diálogo. Canal Sur se paró y sólo puso repeticiones, pelusa barata de relleno y un informativo de la noche que fue un publirreportaje de la huelga. Normal, según el espíritu que ya les iluminaba en su cartel anunciador. “Huelga contra los recortes y la política de austeridad del Gobierno y en defensa del Estado del Bienestar”, así resumió Álvaro Moreno de la Santa todo este reverendo cabreo en el que hay mucho más, pero que así quedaba mullido y conveniente. Nos llevaron ciudad por ciudad para que viéramos cómo se peinaban las pancartas (más) y ardían las piedras (menos), y hablaron mucho los sindicalistas rampantes de su éxito, de la movilización y de la sociedad que, de nuevo, son ellos (“la mayoría social ha tomado la calle”, decía Valderas). Lo de siempre. Sí me hicieron gracia las declaraciones de Susana Díaz, refiriéndose a los que no habían podido hacer huelga “por miedo” pero “seguramente su corazón está con la huelga”. Fue su versión de la ‘mayoría silenciosa’, aunque algo cardíaca. También dijo que había que “convertir esta situación de conflictividad en una situación de diálogo”. Así que se trata de que no haya conflicto, de que en vez de huelgas y manifestaciones haya silencio y cursillos para los sindicatos; se trata de dialogar con los agentes sociales y los mimos para que la gente esté más tranquilita (como estaban con Zapatero a pesar de una ruina similar). A mí me parece que de lo que se trata es de salir de este agujero, y no creo que eso se vaya a conseguir llegando a acuerdos con los que nos metieron en él, con los que están mirando cuánto dinero les va a dar la pegatina que llevan, y con los que quedan, que resulta que no creen ni en el dinero ni en la democracia, sólo en el barullo. Lo que hace falta es que el Gobierno haga las cosas bien, no que estemos todos jugando al corro, felices como los idiotas.


Bien traído. No sé si el PP se lo merece (puede que sí), pero Canal Sur supo aprovecharlo. El día de la huelga repitieron Los reporteros, el programa de la semana pasada en el que, a raíz del rechazo del recurso del PP contra los matrimonios homosexuales, nos endosaban nada menos que un reportaje sobre la represión franquista a este colectivo. Mención al PP y, luego, el franquismo, las cárceles para mariquitas, las noticias burlonas en los periódicos, las pestañas de lágrimas de los travestis… Qué bien traído.

#TuitMix: Hoy, el paro parece un caramelo (18/11/2012)



Huelga al tuntún. Estamos de cumbres, esos valses de banderas, esa cubertería de discursos. Y no sólo por la #CumbreCádiz, que nos ha traído como el Festival de la OTI con policía. No, también porque para ‏@DValderasS, la huelga general fue otra cumbre: “Mi felicitación a la "Cumbre Social", a CCOO y UGT. A cuantos hoy han mostrado su fuerza y compromiso frente a la injusticia”. Cumbre, pues, con esos abrazos de colores y esos roces de bigote o protocolo entre mandatarios. Quizá por ese protocolo, @rafaelmorenomar le respondió algo dolido‏: “Y al SAT? no?”. Al final hubo felicitación explícita al SAT, y eso a pesar de que se equivocó de huelga. O eso le pareció al ínclito ‏@mavazquezb, portavoz de la Junta: “El SAT confunde contra quién va el #14NHuelgaGeneral y rodeará el Parlamento andaluz. Gordillo, a pie cambiado. ¿Sabrá q es contra Rajoy?”. Es que hay gente que va a la huelga al tuntún y no se entera de a quién debe servir. Pero @mavazquezb debería buscar en TW “14N” y “PPSOE”. Así vería cuántas personas y colectivos se equivocaron de huelga por dedicar a los dos partidos la misma metralla y desprecio. Qué gente, mira que no saber a quién le pertenecía la huelga…

Tumulto y molicie. Difíciles y grotescos equilibrios los de IU aquí, entre el tumulto de la calle y la molicie del despacho. ‏@iuandalucia tuiteaba estas palabras de Ignacio García, pura voltereta: “Defendemos estos presupuestos porque van más allá de los números y son auxiliares a la movilización ciudadana”. Presupuestos más allá de los números, interesante concepto contable… Y además, con espíritu mochilero. Están dejando atrás hasta a Mario Jiménez. ‏@DValderasS también decía: “Hoy el PP, acusa al gobierno Andaluz de "radical" de girar a la izquierda... Ayer la CEA acusaba los presupuestos de "sociales" #vamosbien”.  A lo que @ignaciomov contestaba: “¿Presupuestos sociales desmantelando el SAE y dejando vía libre a las "agencias de Griñan"? ... aro, aro ¡Vais bien!!”. Y @galegopolomundo le mentaba a la bicha: “Y hoy también, la verdadera izquierda sigue preguntándose dónde está el programa que IU firmó ante notario”. Pero, en fin, como decía ‏@gonnassau, “ayer vi q nuestro vicepresi @DValderaS hizo huelga y gracias a eso hoy el 35% d paro en Andalucía nos parece un caramelo Werthers...”

Destino. Sonaba a guasa de Cádiz tuitear que acababa de aterrizar el jefe de gobierno de Andorra. Como “la tapa de la cumbre”, ideada por un bar, que posteaba @FernandoSantia5: “Elefante en adobo”. Pero no, el tuit era de @CumbreCadiz y era serio. También contaban que llegaban Aznar, Rajoy o Cavaco Silva. “Su siguiente destino cuál es? Visitar a los trabajadores de los astilleros? A los de @diariocadiz?”, se preguntaba @Pedro_aldiaz. Acabar en un discurso de infantita o de Griñán. Ése es su destino. Y el nuestro.

Hoy viernes: Ser el todo (16/11/2012)



Ser gente, ser calle, ser pueblo, una voluntad en puño o en racimo. No imagino lo que tiene que ser salir a la calle, con decenas de miles de personas, con el engreimiento del número y la razón. Yo sólo he estado en manifestaciones para cubrirlas, y había motivos o sólo romería, y la gente pedía cosas o sólo era una excreción de rabia o chicle. Pero siempre pensaba lo mismo: hay una trampa autorreferencial en esto del poder de las multitudes, parecida a la que usan los nacionalismos. La falacia de que una nación está compuesta por los que creen que existe esa nación, o sea los nacionalistas, convierte a éstos automáticamente no ya en mayoría, sino en totalidad. Y el que no participa de esa opinión, queda fuera del constructo, de la Patria. Igual, si el pueblo se define como los que salen a la calle con esa conciencia de pueblo, está claro que ellos son todo el pueblo. Los demás están fuera. Son derechones o banqueros o explotadores o esquiroles. Pero esquiroles políticos o ideológicos, esquiroles de la condición ciudadana. La gente no salía a la calle el miércoles porque tenía razón, sino al contrario: la gente tenía razón por ser los que salían a la calle. Ésa era la lógica.

Siempre hay una tonta disputa de números en las huelgas y las manifestaciones. Es una distracción inútil y numismática porque, en realidad, los números no importan cuando se ha llegado a la conclusión de que se es el todo, de que se es la nación o el pueblo ‘verdaderos’. Podrían haber hecho huelga o salir a la calle un millón más o un millón menos, y esa conciencia no variaría. Por eso estas huelgas siempre son un éxito. Aunque el PSOE se haya arrimado por interés (poner a Rajoy como enemigo del pueblo –de nuevo Ibsen), es la izquierda eternal y retrocomunista la que sigue cobijando con más tenacidad y nostalgia esta idea de que ellos, su clase, son el pueblo, y por tanto, sus ideas son también las del pueblo. Por eso, más que el voto, con el que nunca ganan, valoran la lucha, la pelea, la fuerza. Las ven como las únicas armas del pueblo verdadero contra el poderoso anti-pueblo (capitalismo, sistema), ya que lo que llamamos democracia forma parte de ese mismo sistema enemigo y perverso. El sistema, con sus reglas y leyes y dueños, está diseñado para aplastar y someter al pueblo, de manera que es imposible ganar con votos, en las urnas. Hay que ganar en la calle. Hay que ganar en la guerra. Y ya está. Una vez que se admite la razón de guerra, cualquier otra consideración política o ética está de más. Ser calle, ser pueblo, ser ese todo. Y sentir ese poder, esa guerra, ese enemigo. La borrachera de la batalla. Guerra justa, dirán. ¿Acaso hay alguien que no crea que su guerra sea justa? Pero ellos no son el todo. No son el pueblo. Y no son la democracia. Son lo contrario. La historia lo sabe bien. A adorar ese ‘ser el todo’ se le llama totalitarismo.

#TuitMix (especial huelga general): Pura melancolía (15/11/2012)



La hora del 100%. Una huelga general tiene mucho trabajo. Y planificación. ‏@iuandalucia posteó pronto sus “recomendaciones para piquetes”, que incluían “no llevar drogas ilegales” (qué aguafiestas) y esta advertencia: “Si tienes antecedentes o alguna causa judicial abierta, tenlo en cuenta: no la líes”. @ichgrollenicht deducía: “O sea; que si no tienes antecedentes o alguna causa abierta, la puedes liar sin problemas”. Lo que es cierto es que, si la cosa se planea bien, el triunfo está asegurado. @manuelpastrana_, en la madrugada, declaraba que “en estos momentos todas las empresas de Andalucía que tenían que estar trabajando están paradas”. También @UGT_Andalucia, como a las 6 de la mañana, tuiteaba: “Os recordamos que por ahora el seguimiento de la huelga en Andalucía es del 100%”. Es que convencen muy bien. “Pero con buenas palabritas y explicaciones sesudas”, ironizaba ‏@TylaDeVille. Era la hora de los basureros y se hablaba de heridos y esquiroles (curioso concepto el de esquirol político, por cierto). Sigue siendo un misterio sindical cómo podía haber a la vez esquiroles y 100% de seguimiento.

Los grises. Cuatro corrientes fotográficas el día de la huelga: policías protegiendo perfumerías; zurrados o zurrantes, piquetes más o menos salvajes y posados domingueros de dirigentes políticos y sindicales. Hubo fakes maliciosos o simpáticos (el del cortador de jamón en la sede de CC.OO. era real pero de otra fecha) y volvió a funcionar el hashtag #fotoalpiquete, compartiendo mucho el cartelito de “Si viene el COCO a darte por el OGT, hazle una foto y vete”. Otros tuits intentaban evaluar la huelga por barrios, gremios o conveniencias. @jufecampe destacaba que “ningún consejero ni alto cargo de @iuandalucia en la Junta está en sus despachos”.  Inesperado triunfo. “He estado trabajando en San Jacinto y Asunción, dos de las calles más importantes de Sevilla. Y luego en Nervión. Todo abierto”, afirmaba @kerwesja. Mientras, @AlbaDoblas deslumbraba con su verbo piquetero: “Un coche se nos pone chulo en una calle peatonal”, tuiteó. Y claro, a ellos, nadie se les pone chulo… Pero este otro de @AlbaDoblas fue más hermoso: “He vivido en directo la agresión al camarada. Lo estaban identificando y se han liao a ostias [sic]. Son los grises”. Los grises. Pura melancolía.

Ideología y bífidus. No todo era guerra de hechos, números, gente, chocazos y palos dados o recibidos. Seguían las consignas o las guasas entre ideologías o posturas. @el_hermeneuta, desde Sevilla, dejaba “un recuerdo para los que sólo hablan del derecho a trabajar en los días de huelga”. Le podría servir de contestación este tuit de @fgtaboada1, de Jerez: Me emociona que los mismos que me mandaron a la calle luchen para que no me manden a la calle”. Pero también había sitio para la ñoñería: “La manifestación de Sevilla espectacular: ínter generacional y paritaria!!!!” (sic), tuiteó ‏@AmparoRubiales. Glorioso. ¿Contó a todos los hombres y mujeres? Manifestación paritaria… “Y rica en bífidus”, añadió ‏@Pabol_. Como siempre, la huelga fue un éxito y un fracaso. TW no cambió eso.

Somos Zapping: Griñán atacado por Godzilla (12/11/2012)



De cajón. Ponen un fondo apocalíptico, Madrid como después de ser atacado por Godzilla, por zombis o por transformers; las torres de Bankia esperando un tsunami o un meteorito de una manera cinematográficamente neoyorquina, una gran moneda de euro comida por ácido o por monstruos submarinos… Muy peliculeros los de Al rojo vivo, de La Sexta, decorando la actualidad con ese fin del mundo maya traído por Rajoy, claro. Lo que ocurre es que ese fondo, con Griñán delante, cobra otro significado. En el programa estuvo nuestro presidente, que ya es estrella nacional desde que le dio por inaugurar ese juego de tronos de la decadencia socialista, entre la fantasía y el Medievo. La verdad, resulta de lo más desconcertante ver a Griñán dar lecciones de economía a Alemania y a la UE, y casi creerse que inspira a Obama, siendo presidente de la región con más paro de Europa. Pero no es culpa de 30 años de socialismo, contaba, ya que en 2007 teníamos el menor desempleo de la historia. Menudo orgullo, porque la EPA de ese año nos daba el 13’99% de paro. Por comparar, 8’6% era el total nacional y 4’27% el de Navarra. Para dar lecciones. Pero fue más espectacular la manera en que liquidó las últimas declaraciones del interventor sobre los ERE, en las que afirmaba que “la Intervención fue excluida deliberadamente de la fiscalización previa de las subvenciones”. La increíble respuesta, el argumento sin vergüenza de Griñán (“de cajón”, dijo) fue: “Si hubiera estado excluida, no diría que se había advertido o no”. ¡Pero si de lo que advertía la Intervención era precisamente de que no podía controlar esos expedientes por el tramposo método utilizado (las transferencias de financiación a una agencia pública)! Por eso hablaba de “procedimiento inexistente”. Esta espantá de Griñán con desprecio a la lógica, para mí, equivale a una confesión de culpabilidad o, al menos, de rendida complicidad. Eso sí que es de cajón. El fondo apocalíptico, al final, puede ser para él.


E-justicia con carraca. Es el nuevo escaparate de la Andalucía estupendísima, mezcla de lo más eléctrico de Tecnópolis y ese ambiente progre de mimo y culturetillas del extinto Canal 2. Igual te saca un laboratorio en ebullición que un cuentacuentos con pandorga. Me refiero a Andalucía.es, que evolucionó de breve inserto publicitario a programa propagandístico laqueado y larguísimo. El último, muy variado, incluyó una instructiva lección sobre la “e-justicia”. ¿Es que nuestros juzgados corren a la velocidad de la luz o los cartapacios se han sustituido por nanotubos? No, pero tenemos cámaras. Y televisores. Y 6.500 impresoras, anda. ¿Cuántas serán matriciales, de ésas que sonaban a carraca? No me extrañaría que tuviéramos hasta fotocopiadoras.


El calambre. Pido la palabra se está convirtiendo en un programa interesante pero lejano. Sus economistas más o menos pedagógicos o libertarios (Juan Torres ha seguido predicando su tierna economía de los suspiros) se dejan escuchar, pero los debates resultan demasiado internacionales, olímpicos. Hay como un calambre que siempre impide que se hable expresa y concretamente de Andalucía. Alemania se menciona más que nuestra región. El otro día invitaron a Anguita, aún fuerte de palabra y de ego. Pues bien, ¿pueden creer que nadie le preguntó por el pacto de gobierno PSOE-IU? Aún sigo esperando que el programa se enfoque en un tema que duela al poder en Andalucía. Mientras, la cosa parece, demasiado a menudo, hecha por o para misses.


Ozú, lagarto… Lo presentan en La semana más larga como “catedrático del andaluz” y el hombre, José María Pérez Orozco, que es catedrático de verdad, tiene además esa otra sabiduría que le dan mella y gorra a cuadros. Está bien que nos hable de las vocales abiertas y cerradas como nuestro Henry Higgins, pero luego le dio por ilustrarnos sobre la magia de la mandrágora y cómo sus raíces se pueden convertir en brujas guarrinas que nos menean el culo (!), y eso ya no entendí a qué venía. Aquí, ni con los catedráticos se libra uno de lo andaluz como superstición o hechicería cíngara. Ozú, largarto, lagarto…