3 de septiembre de 2013

Somos Zapping: Adiós con rabo de lagartija (02/09/2013)


Muertes sucesivas. Y Chanquete se murió por segunda o tercera o última vez. Y Canal Sur era de nuevo Pancho. Griñán, diluyéndose o desvendándose, volvía a decir adiós repitiendo su serenata tanguista y Canal Sur nos hacía un especial sobre su comparecencia que tenía aires de misa dominical, con homenajes, hagiografías, cantatas con órgano y hasta escenas evangélicas con niños. Griñán se va para “pasar más tiempo con su mujer, sus hijos y sus nietos”, decía La Nuestra, y aquello sonaba a cuando se le cuenta a un chiquillo que su perro se ha ido a un sitio muy bonito con muchos amiguitos, en vez de que lo ha atropellado un camión. En este caso, el chiquillo es Andalucía. Canal Sur no decía dimisión, sino “renuncia”, y volvía a recalcar las “razones personales y familiares”, “el relevo generacional” y “el desgaste político de la coalición de gobierno con IU- ¡pero si el pacto está lubricadísimo!- así como el caso de los ERE, las presuntas irregularidades que se produjeron cuando él era consejero de Economía”, relataba Mar Alonso. Dicho así, parecía una mera casualidad. Sólo mencionaron su posible responsabilidad para negarla, ya que se limitaban a repetir lo que Griñán había dicho en entrevistas y posados. Ni de lejos se oyó algo sobre la coincidencia de su marcha con una previsible imputación. Eso sí, Marta Paneque le adivinó el discurso a Griñán y habló de “cambio generacional y de género” casi en los mismos términos que él usó más tarde. Es lo que tiene hablar el mismo idioma.
Griñán no pierde gracia en sus sucesivas muertes o sangrados. Dijo, por ejemplo, que “la política no puede ser la lucha por el poder”. Por eso Susana Díaz no ha tenido que luchar con nadie para alcanzarlo. Y aún tuvo el cinismo de afirmar que dejó “en manos del Partido Socialista de Andalucía la decisión de elegir a la persona que hubiera de sustituirme”. O del Espíritu Santo. Habló de “cambio de ciclo”, pero es sólo un reemplazo como de jóvenes mineros en la misma negrura. Lo que hace falta es un cambio de modos y modales, de concepto y altura de la política, no de escaparate. Pero él ha dejado una especie de rabo de lagartija de sí mismo que no va a cambiar nada, básicamente porque el PSOE vive muy bien así. Lo mejor de la comparecencia, las preguntas de los periodistas. Algunos andaluces se darían cuenta por primera vez de que se le puede llevar la contraria al presidente de la Junta y al guión de Canal Sur. Y de que Griñán no es Chanquete.


Andaluces con escafandra. El andaluz con el alcance de sus pucheros, con su limitación como autobusera en la distancia, con diámetro como un cráter. Hay andaluces inexportables, andaluces en la pecera de Andalucía que morirían fuera, como peces con escafandra. Recuerdo que una vez vi a Manu Sánchez pasarlas canutas en una gala de por ahí. Simplemente, no lo comprendían. Y él no se daba cuenta. La gente no se reía porque su gracia tiene radio, circunscripción. Como el carácter de ciertos andaluces que han decidido ser tan andaluces que difícilmente pueden hacer de algo diferente. He pensado más en esto que en otra cosa viendo el programa de mi paisana Toñi Moreno en La Uno. Calco o plagio del otro, ha mantenido la temperatura de la lágrima y del escay de la miseria expuesto como en una tienda de muebles. Pero algo no funciona igual. No es cuestión simplemente de acentos o gramáticas. Es el espacio, la muy conocida liturgia en que se movía antes Toñi Moreno, la Andalucía menesterosa y pentecostal, hecha suya, y que no es igual que el resto de España. Por eso hay trucos, resortes, invocaciones y caricias que no terminan de ir bien. Hay andaluces, o caracteres andaluces, o cerrados constructos castizos basados en ser andaluz, que son inexportables. Hemos decidido encapsularnos orgullosamente en nuestra idiosincrasia como mecanismo de supervivencia no tanto material sino psicológica. No nos queda más altanería posible que el purismo de esa esencia, quizá porque poco más hemos tenido. A cambio, tenemos que ir siempre como con la bombona de Andalucía a cuestas. O nos desintegramos.

1 comentario:

Javier Lunaro dijo...

En cuanto al tema de Toñi... considero que acabará triunfando. Los 'shares' que saca ahora por la tarde son modestos, pero es lo mismo que nos pasaba a nosotros cuando empezamos con 'Tiene Arreglo'. Al final barríamos en la mañana con un 25%.